lunes, 21 de diciembre de 2015

Capitán Butler

Collage: Asunción

Eran amables las aguas
cuando bravío arribó
a la cálida Bahía.
Erguido, eternamente a babor
izó la bandera escarlata;
capitaneaba osado el navío.

Era de plata la Tacita añorada,
nombradía de intachable patria,
que alborozado lucía
consagrando verbo y alma.

 Batió sus brazos la Rada,
salados de mar y anhelo,
combatiendo se halló vencida,
triunfal emergió el marinero.

Y surcaron los océanos
entre delirios y besos:
¡Rumbo a Marte, capitán,
volemos ítem los cielos!;
locos y ansiosos se alzaron,
vivos de amor murieron.

Asunción






martes, 1 de diciembre de 2015

Linfa Roja

(Para mi admirado y querido Butler)

"¡Qué coraza de bravura la de un corazón inocente!
Está armado tres veces aquél cuya querella es justa,
y se halla desnudo, aun cuando se halla revestido de acero, 
aquél cuya conciencia está corrompida por la injusticia".

(William Shakespeare, trilogía del Rey Enrique VI;
Segunda parte, acto tercero, escena II).


Escudo cedido por F. O. Butler
Linaje oriundo de Irlanda, establecido en Cádiz. Don José María Butler y Morphy,
natural de Cádiz probó su nobleza en 1770,
para ingresar en la Real Compañía de Guardias Marinas.
Sus armas: escudo de oro, con el jefe jironado de plata.

Batallador noble, linfa Roja:
hidalgas son las rosas del torneo,
fragancia de pretérita contienda.
Grana es el semblante 
del blasón que ondeas;
brazal engalanado
de lises y panteras,
linaje que atesoras
de ancestros en tus venas.
Renace hoy, soldado:
enarbola el estandarte, 
triunfador vencido, 
en la bárbara batalla.
Escarpines de oro calzas;
toma posición, gobierna.


Asunción


Fotografía: Asunción.
En su mitad derecha: escudo de la casa Lancaster
El capitel se encuentra en el claustro de la Iglesia monasterio de Santa María la Real de Nieva, Segovia.


viernes, 30 de octubre de 2015

Beso

Collage: Asunción

Sirva este beso:
en esencia confeso,
azucarado y travieso,
tan cabal como poseso,
que zambullido en exceso,
deleite y embeleso
a vos profeso
aún yaciendo leso
por ausencia de tus labios.
Aventurero expreso,
si en mal proceso
mudas seco, tieso
y escaso es el fluido
que baña ya tu boca,  
hallándote ya preso
aquí y ahora confieso
que a prófugo te advengas, 
nada como eso;
pues eso: libre el beso.

Asunción



viernes, 23 de octubre de 2015

Aire

Collage: Asunción

Errante, herido, hiriente,
Aire, procaz reminiscencia,
meciéndote  en nostalgia
te alejas de la Tierra.

Aire, recelosa esencia,
 instigador de estériles borrascas;
soplo frío que al polvo lleva
a recónditas tinieblas.

 En brisa cálida cabalgan
 ecos de palabras dichas
y rumores de romanza.
Aire, amante, amor, amado. 

Al despertar del alba,
aún tu susurro evoco:
Aire, yo te invoco,
más sólo noto ausencia.

Aire, apego eterno;
Aire, venerado poeta;
Aire, trovador loco; 
Aire, obra incompleta.  


Asunción





lunes, 12 de octubre de 2015

Mientras dormías


Collage: Asunción
(Los labios, mis labios)

Mientras dormías he allanado tu morada. Silenciosamente, de puntillas me he colado en tu alcoba, me he introducido en tu cama. Acabo de acoplarme a ti, desnuda, he pegado mi cuerpo armonioso al tuyo, a tus varios suspiros de peso. Se te ve tan relajado, descuidado en el sueño.

Al fin puedo olerte, eres mío. Estás tan indefenso. Te exhalo, fuertemente, quiero retenerte en la pituitaria, grabarte, llevarte conmigo a mi regreso a España.

Te advierto macho, pacífico ahora, en calma. "Voy a apartar las sábanas, amor mío, no temas, apenas si te rozo, sólo he venido a besarte, a besarte entero".

Como voraces pececillos, mis labios, color carmín de media noche, comienzan a recorrerte. Beso tus pies: tus empeines, tus dedos, uno a uno, delicadamente, entregada. Mi boca, húmeda y cálida, va avanzando por tus piernas, uno, dos, tres... cien besos, hondos y orondos. Te mueves levemente y me digo: 
"Presta atención, más suavemente, que no se despierte, que no quiero perturbar su sueño". 

Continuo besando tus brazos, tu pecho, tu cuello, tus mofletes, tu mentón prominente, tu hoyuelo, tu boca que ya no es  prohibida; beso y borro tu sonrisa gris, beso tus vicios, beso tu alma.
Sigue la celebración, la parranda de besos. Pero..."¿qué balbuceas, amor? ¿Qué lenguaje hablas? ¡¿ Estás pronunciando mi nombre?! ¡Ohhhhh...sí!"

De repente, abres los ojos, me ves; tus pupilas brillan como dos luceros, no das crédito y me dices: 
"¡Mi vida!, ¡viniste!, ¡hasta aquí!, ¡allende los mares!, ¡a mi casa!, ¿cómo? ¡¿Eres de carne y hueso?!". 
Y yo te digo: 
"Duerme amor, duerme, he venido a tus sueños, a tus dulces sueños".

Asunción

Enlace: Prosa narrada por Asunción 

http://www.goear.com/listen/07a2949/mientras-dormias-asuncion


viernes, 2 de octubre de 2015

Aves excarceladas

Collage: Asunción

No me provoques, varón,
que está la lumbre prendida,
y acabaremos los dos
muriendo por las esquinas.

Henchidos de amor ardiente
 rasgaremos nuestros trajes,
viajaremos al paraíso
desnudos, sin equipaje.

Será deleitosa aventura,
cabalgaremos sin brida,
nos abrevaremos ansiosos,
sanaremos las heridas.

Degustaremos glotones 
 las mieles de nuestras bocas,
derretidos en mil besos
viviremos horas locas.

 Aves excarceladas
 cautivas de brisa y cielo,
coloridas gotas de lluvia, 
 trino de rapsoda en vuelo.


Asunción






viernes, 25 de septiembre de 2015

Pasión clandestina

Collage: Asunción

Era incendiario el deseo 
en el abismo clandestino;
lasciva lumbre 
que irradiaba todo;
volátiles bestias 
henchidas de lujuria irrefrenable;
cueros crepitando 
al son de noctámbulos gemidos;
salada humedad 
enredada en paños bermejos de seda;
lava fluida de volcán 
fertilizando tibiamente núcleo y corteza;
caricias refinadas,
peregrinas de espíritu y sustancia;
 ósculo mojado
en dulces mieles y licores;
peces de agua salobre 
nadando a contracorriente complacidos.

Asunción

jueves, 10 de septiembre de 2015

Tu rostro

Collage: Asunción

Tu rostro estático me agita.
Boceto de artista son tus labios delineados:
  me perturban, me cautivan, 
me invitan a saborear golosa 
el licor dulce que te intuyo.
Cóncavo fruto prohibido
 zambullirme en tus aguas anhelo,
 ondular como un pez mar adentro.

Enigma oculto tras el vidrio opaco: 
de igual manera me instiga, 
de igual manera provoca
el mirar varonil que sospecho
tu mirar seductor me convoca.

 He erigido una capilla, en tu nombre,
donde, sólo mío, cada noche te venero
y he elevado tu sonrisa a los altares,
 tu sonrisa de Gioconda, de misterio. 

Ante ti me postro embelesada.
 Callado conversas conmigo.
 De súbito, al reparar en mi apego,
tu voz muda ha exhalado un te quiero.

Asunción

domingo, 30 de agosto de 2015

¡Acróbata loco!

Collage: Asunción


Sin red actúa, ¡acróbata loco!,
   cada amanecer, cada anochecida, cada chiflada tarde.
Solemne sale al centro de la escena
 exponiendo temerario e imprudente
 el tono escarlata de su tejido vívido de fiesta. 
Palpitante, embriagado por las alabanzas y los vítores  
de una humanidad ansiosa de tragedia y plasma,
le complace rondar el trance ejecutando osadas piruetas.
En aparente equilibrio se desliza de puntillas
por filos imposibles de fríos alambres.
 A ritmo de sístole y diástole va derramando savia; 
 serpentea al borde del precipicio
atraído por almibaradas caricias y sones amorosos de flauta.
Sabio es ya en medicinar heridas y dolencias,
diestro en atraer, para luego esquivar, conjuras de embusteros. 
Pero fiel a sus instintos masoquistas 
se convierte en cenizas cada noche incierta,
para resurgir a tiempo como Ave Fénix.

Asunción


Dibujo: Asunción

lunes, 24 de agosto de 2015

Mi Capitán

Fotografía: Mi padre, Alejo

A la memoria de mi padre, Alejo

Que seas verbo, hoy quisiera,
savia de raíz a la cabeza,
que fluyeran manantiales en tus venas,
hoy quisiera.

¿Dónde estáis luceros brunos? ¿Dónde?
os reclamo aquí y ahora, mi dote, mi herencia,
me ha sido arrebatada la esencia.

Lidias ya en la bóveda celeste:
bravío, bragao de raza, genio y figura,
así en el cielo como en la tierra,
vigoroso en el célico albero ¡ole tu simiente!

Te anuncian los sonidos de trompeta.
"Dejad paso": suplican rechonchos querubines,
"El señor de los relatos hónranos con su presencia".

A la diestra, siéntanse boquiabiertos y ojipláticos arcángeles
ansiosos de fresco verbo y buena nueva;
tal es el magnetismo que desprendes
que al Todopoderoso dueles, pena.


Con áurea corona resplandeces, brillas;
calmo e inerte abrazas a tu dogma;
tú: más creyente; yo:pagana, más que nunca.
Ya reinas, Capitán, ya reinas.

Asunción



domingo, 16 de agosto de 2015

Zaplata: el zapato seductor

Fotografía: Asunción
Agradecida siempre a Nacho que generosamente ejerce para mí de modelo.

                            

Travieso y juguetón escapa cada noche de la penumbra y el retiro,
de la clausura monjil del guardarropas.
En un acto solemne maquilla sus lomos de plata,
extraída de los yacimientos del ombligo de la luna.
Afanosa y uniformemente les unge con exóticos cosméticos.
Con singular y desconocida delicadeza
 expande despaciosamente los afeites.
Engalanado de sencillez, elegancia y plateada silueta,
pasea en busca de lujuriosas y excitantes aventuras.
Con apetito voraz da rienda suelta a granujas instintos,
ha sido diseñado para proporcionar placer.
Los varones caen rendidos a sus pies;
en lascivo éxtasis abducidos,
se dejan atraer por la suavidad aterciopelada
y el aroma cautivador de su tez blanca.
Suplicantes y libidinosos se arrodillan para rendirle pleitesía,
babean frente a su sensual y distinguido empeine,
besuquean y acarician su erótico tacón,
eufóricos, fogosos, en estado de delirio imploran ser rasguñados por él,
antes que las campanadas cenicientas le regresen a su cautiverio.
Así, el zapatito que una vez fuera plateado por el sol
y las marinas brisas atlánticas,
con desmedida exquisitez, generosamente solícito brinda placer,
hace gozar a los caballeros, y a la vez, él mismo se deleita.



Asunción

martes, 11 de agosto de 2015

Remembranza

Fotografía: Mónica, mi sister, atendiendo a mis indicaciones.
Playa de los Alemanes en Zahara de los Atunes (Cádiz)

Se hallaba la mar en calma.
Los ecos del gentío se mostraban insolentes
 robando paz y sosiego a la brisa.
Pueriles y candorosos chiquillos 
procuraban elevar tornasoladas cometas,
que anhelantes por acariciar la gloria 
 y volar libres orientadas por el viento:
 besaban una y otra vez la canicular arena
frustradas, resignadas y torpes.
Así es como llegaste a mí: 
embarcado en brisa atlántica, 
capitaneando el velero del ayer,
 meciéndote en olas de plata,
izando la bandera de pirata.
 Los cabellos ondeaban al viento,
era febril la mirada quieta; 
el corazón latía enmudecido furiosamente
se debatía en estériles y húmedas llamas.
Traías la ilusión puesta en el reencuentro,
los labios yermos de besos azucarados.  
Exhalé la conocida y pretérita fragancia;
yustapuestos navegamos por aguas de delirio;
las olas bambolearon  nuestros cuerpos;
nos abatimos exhaustos en la arena de la playa,
en ella escribiste mi nombre con trazos afligidos.
 Desapareciste, amor, con la bruma.

Asunción

lunes, 27 de julio de 2015

Nadie

Fotografía: Asunción


Me presento: mi alias es Nadie, pero...no, no, no se abrumen, me he ido adaptando a lo largo de mi inexistente vida, estoy acostumbrado a gravitar, a saltar al vacío, a la nada. 
He aprendido a coexistir con el Anonimato, nos entendemos bien, a ambos nos complace ocultar nuestro nombre, nuestra personalidad, bien es cierto que no formamos una pareja , he procurado muy mucho inocularme contra ese mal llamado amor. En realidad, ir por la vida de incógnito se ha convertido en un vicio, que saboreo gustosamente en soledad.

A menudo me pregunto: - "¿cómo alguien que es Nadie, puede esperar algo si es nada?" Pero, no me hagan mucho caso, no soy más que un ser insignificante, un Don Nadie, lo que se dice un cero a la izquierda. Carezco de autoridad, no mando ni en mi propia casa. Aún así, no se lo van a creer, soy invitado de honor en todo tipo de festejos, yo me pregunto: - "¿Para qué?"
De oficio soy mudo, por generalizar en cuanto al género, es bien sabido entre mis círculos que soy asexuado.

Mis conversaciones carecen de interés, no trasmiten, eso dicen. Exhibo una silenciosa presencia, soy un jactancioso discreto, es la fórmula que vengo aplicando "ab aeterno" para evitar estériles y anodinas controversias.

Gozo de un carácter burlón, aprovecho mi invisibilidad para regocijarme. Tengo a gala levantar las faldas a las damas, como un tunante, y observarlas después como un "voyeur" cuando, absolutamente sorprendidas,  acomodan sus vestidos, no sin antes haber girado furiosamente sus acicaladas cabezas  en busca de no se sabe quien; es tan libidinoso y placentero. Me ponen tan... cachondo esos gritos frenéticos y esas bofetadas lanzadas al vacío, cada vez que les dispenso un pellizco en sus prietas nalgas; mi risa carente no tiene fin.

Lo más fastidioso de ser un Nadie es no tener pasta, carezco de patrimonio. Mi cuenta corriente, como bien habrán adivinado, está llena de ceros aunque, a decir verdad ¿para que quiere un Nadie una cuenta millonaria? Para un Nadie no existe lugar donde derrochar, no hay sector que no esté clausurado para un Nadie como yo.

¡Ay....ser un Nadie, que afortunado infortunio, que dichosa nulidad!



Asunción






miércoles, 22 de julio de 2015

Celos

Fotografía: Asunción

(Mi agradecimiento y mi cariño a Nacho: mi modelo, un inofensivo,  dulce y tierno hombre).



Paralizado y mudo se descubre
en la sombría alcoba de la duda.
  Engalanado de atroz desconfianza
se perpetua ajado y solitario.
En un cosmos de sospechas infundadas
deambula desorientado y temeroso.
Revestido de descabezada y rígida armadura
con una recelosa ruleta rusa coquetea.
Transfigurado en criatura tullida por el miedo
inflige dolor, injuria y miente.
En  pesadillas de bestia se debate,
en un lecho cobarde se adormece.

Asunción 





sábado, 11 de julio de 2015

Tú, mi sueño recurrente

Fotografía: Asunción



Llegas a mi cama cada noche,
tú, mi sueño recurrente, 
desplegando alas irrefrenables y lascivas,
envolviéndome en perfumes y gustos amorosos.
De abrigo único, el ardor de nuestros cuerpos.
Buscamos errantes y voraces el oasis,
bebemos inagotablemente de la fuente del deseo
como dos ansiosos sedientos,
para los que no hubiera un mañana.
Extenuada y sola quedo tras la galopada carnal.
 Desapareces entre neblinas de gran ilusionista. 
No te demores, no te olvides, regresa mañana, amor,
 en el mundo de lo onírico, ávida,  te espero.

Asunción



Silencio

Dibujo: Asunción



 Lágrimas desamparadas se deslizan,
leso el corazón, tocada el alma.
 Acalla, no dice nada,
voz muda que se ahoga,
grito sordo en medio de la nada;
pacto amordazado, que no hieran las palabras.  

Asunción

sábado, 4 de julio de 2015

A la luz del crepúsculo



Fotografía: Asunción




Nacía una luz crepuscular, 
la arboleda de la pequeña villa lucía tímida.
Te esperaba, clandestinamente, con voraz desasosiego.
Imperceptibles ecos de individuos llegaban hasta mí.
Mis sentidos, embebidos de tu esencia, no acariciaban,
no percibían, no exhalaban, no avistaban, 
no saboreaban otra cosa que no fueras tú.
Ese anhelo perturbado de expirar contigo.
Llegaste con las pupilas dilatadas de entusiasmo, 
nos sorbimos como dos borrachos, 
con la melosidad que otorga el enamoramiento.
Nos entregamos, fuimos uno, fuimos nuestro.

Asunción


miércoles, 1 de julio de 2015

Del campo la paja, de la paja el pajar

Fotografía: Asunción
(Trigales de Castilla)



Terceto

Nombre oculto, clandestina esencia,
hombre de paja, turbios negocios;
negro parné, falsa apariencia.

Cuarteto

En el ojo ajeno ves la paja,
en el tuyo adviertes oro fino,
seguro, piedras hay en tu camino,
así pues, quítate la venda, maja,

Quinteto

Anda, no me seas mentecato,
quítame allá esas pajas,
ceja, no arrojes más navajas.
Te rehuyo, no me enfrento,
y déjate de zarandajas.

Cuarteta

Hablador de paja eres,
oficio: mentiroso.
Rehén de promesas falaces,
tu cinismo es asombroso.

Tercerilla

Pajas de amor, húmedo lecho,
abandonarse en el gozo,
deleitoso provecho.



Asunción 


Fotografía: Asunción



lunes, 22 de junio de 2015

Tristura

Collage: Asunción M.


En el valle ingrato del Olvido
se afanan taciturnas las palabras;
excéntricos arcanos han abduccido,
ciñen al Trovador zarpas abstractas.

Aroma de finada brisa llega,
inhálalo huérfana la Dama;
en la torre del alcázar prisionera,
deshumedecidas lágrimas derrama.

Esperanzada y soñadora interpela
que lírico retorne a la mañana;
vela afligida como una centinela,
sus temores y dolores amilana.

El  pecho hendido, se ve un hueco,
leso el corazón, hieren espadas.
Allende los mares llega un eco
amordazado y vano, sin palabras.

Asunción



Foto: Asunción M.
Valle del Olvido
Foto: Faninha
Allende los mares




miércoles, 17 de junio de 2015

Entonces, llegas tú

Fotografía: mis pies



Cuando mis fatigados pies al fin reposan, del baqueteo cotidiano, del deambular periódico por
mercados y plazuelas, por antiestéticos asfaltos, sórdidos paisajes.
Cuando el quejio de angostos y sombríos callejones tienen a mal mosquearme, amedrentarme.
Cuando encolerizados los pies hablan: " hemos ido y hemos vuelto, y...¿para qué?", paseos en balde, perdidos, paseos infecundos, baldíos.
Cuando en los días de aguacero se constipan metatarsos y falanges, cuando...
Entonces, entonces llegas tú, con tus caricias de seda, arrullándome entera, electrocutando mis vellos con descargas amorosas, haciendo mi existencia placentera. Y es así, como río toda, serenamente, aliviada, no hay temores ni canallas callejones. Poco a poco, veo alejarse los fantasmas, dejo hacerme; y tú, tú, vas acariciando mi alma cada vez que, tiernamente, besuqueas mis pies, les haces carantoñas, les mimas, les acunas, les quieres.


Asunción

Pincha en el enlace de abajo para escuchar el texto narrado.
( El tema musical de fondo es:  "La vie en rose",  interpretado magistralmente por Fausto Papetti)
















lunes, 15 de junio de 2015

"EL SACADOR DE ESPINAS" Capítulo III (La niebla)

Foto: Asunción M.
                 

Instintivamente, Jasone, se dirigió cautelosa hacia el centro de esa desolada estancia, estancia también turbadora y enigmática. Es verdad que ella se movía con cautela, pero no por eso dejó de ser la mujer con arrojo,valiente y recia que era, atributos estos propios del carácter de su progenitor, teta de la que ella había mamado gustosa y que ahora llevaba con orgullo por patria, por bandera. A esto, había que sumar la carga  genética, que había heredado de su adorable y vasca madre, que la dotaba de una gran fiereza, amén de  cualidades mundanas y frívolas.

Tomó las riendas de la situación, como había hecho siempre, por otra parte, se autoanimó diciendo: - "vamos, Jasone, no te arrepientas ahora , era necesario, además, parece que nada es casual,  me estaban esperando. Si sale bien, fantástico, será un paso hacia adelante, si sale mal, ¡¡oh...Dios!! ¿si sale mal, qué?"

El silencio cada vez era más perturbador, era un silencio que hablaba, un silencio indiscreto, sobre amores perdidos y hallados; odios, rencores, perdones; cosas hechas, cosas sin hacer; gratitudes, deslealtades; lloros y risas; vida, muerte.

Pero ¿qué estaba pasando?, ¿qué es lo que estaba advirtiendo?, la dio un repelús. Un no se que la tanteaba, la rozaba, como si una entidad la arrastrara, así, muy sutil, levemente. La visión era prácticamente nula,  necesitó las palmas de sus manos y su cuerpo ágil para poder continuar, para abrirse camino de lo que parecía una grisácea y densa niebla, llegada ya a su punto de rocío. Se echó la mano al pecho considerando que su capacidad pulmonar menguaría, pero no, muy al contrario comenzó a sentir una brisa fresca, de olores primaverales, de olores de menta, de hierba buena, era como si su cerebro estuviera teletrasportándose, pero...¿ dónde?

Todas las nieblas conocidas por Jasone hasta entonces, pasaron por su cabeza como si de una película, un filme se tratara: "La niebla" de Stephen King; Heidi ,  sí, sí, han oído bien, esa niña entrañable y huérfanita cuyo barbiblanco  y tierno abuelo tenía un perro llamado Niebla, ese San Bernardo pachorrón, que bien podría haberse llamado Olfo, ser un buldog francés y tener un dueño llamado Ignacio, pero ¿quién era ella para cambiar los acontecimientos de la historia, para cambiar el guión de tan afamada serie?

No es que hubiera mucha niebla en esa escena, pero también vino a su masa grisácea el recuerdo de una escena de la película: "La lengua de las mariposas", con el magistral Fernando Fernán Gómez; es el momento en el que, Andrés, toca un solo de saxo, concretamente del pasodoble español "en er mundo" de Juan Quintero Muñoz; una actuación que es una declaración de amor en toda regla, notas musicales amancebándose. ¡Dios, que manera tan elevada de conquista!.

También, con apuro, se acordó de esa niebla mañanera y galopante de las madrugadas de invierno poblando, inundando el sinuoso camino de casa al trabajo, con el bostezo aún en la boca y en algún hemisferio del cráneo.

Pero, el recuerdo más hondo, que más huella dejó de la relación con sus nieblas fue sin duda: "La Niebla" de Miguel de Unamuno, fue esta la niebla que la llevó a hacer más reflexiones, a inflexionar, que lucha contra el determinismo divino:

"...¿con que no quiere? No quiere.
Usted déjeme ser yo, salir de la niebla
vivir, vivir, vivir, verme, oírme
tocarme, sentirme, dolerme, serme:
¿con que no lo quiere?
¿con que he de morir ente de ficción?..."

¿Y si pudiera ser inmortal?, se cuestionó Jasone, ¿si luchara contra la muerte, esa oscura dama que tiene por costumbre hacer acto de presencia preferiblemente al alba? ¿ y si pudiera perpetuarme, la habría vencido de alguna manera?

Mientras Jasone divagaba, se estrujaba el seso con todo esto, algo nuevo estaba sucediendo en ese fascinante y misterioso habitáculo, una potente y deslumbrante luz blanca incidía en un preciso punto. Pausadamente, poco a poco, surgía una imagen, algo se iba materializando. Una melodía, inicialmente irreconocible, se extendía, anegaba el espacio. - Sí, ya oigo bien, es una nana, es la Wigenlied de Brahns.

Jasone, llegó hasta la luz: - "¡Oh, Dios, una cuna!", exclamó Jasone. Efectivamente, era una cuna de bebé, inclinó su estilizado cuerpo, se agarró a los barrotes de esa cuna para afianzarse y mirar al interior, que visión tan borrosa, parecía como un pozo sin fondo, de repente...¿qué o quién se tiende en ella?, ¿qué o quién reposa ahí? Pero..., ya saben que esto forma parte del siguiente capítulo del.....

Asunción 

           
           
                                          Saxo en la niebla
                                      ( La lengua de las maripiposas) 

                                         
                                        
                                           Nana, Wigenlied (Brahns)

   

martes, 9 de junio de 2015

BESO NEGRO DE TANGO (Paleta de colores)

Fotografía: Asunción
                                 

No somos la pareja del año, ni la pareja ejemplar, ni siquiera la pareja, pero ¿ qué más da?; sólo nosotros sabemos de nosotros mismos. 

Las ganas de disfrutar y de hacer que cuente, han hecho que hoy nos hayamos engalanado, nos hayamos vestido con nuestro mejor atuendo, negro, eso sí. De modo tan elegante y acromático nos hemos trasladado fantástica e imaginariamente a un local de Buenos Aires, hemos salido al centro de la pista. 

La vergüenza, esa eremítica mujer a la que le gusta condenar injustamente no le hemos invitado, no está con nosotros.

Suena ya: "Bésame en la boca" de Carlos Gardel. Estamos eufóricos, gozamos hoy, de un sentimiento de insumisión, anarquía y desobediencia, un asunto también de conciencia que nos envuelve como aura brillante, luminosa.

Con un abrazo tuyo, estrecho y sensual, hemos aproximado nuestros cuerpos. Advierto tu brazo rotundo en mi cintura, estremezco. El aliento nos parluchea cosas intangibles de lascivo cariz. Un baile paralelo hormonal está haciendo que Don Estrógeno y  Doña Testosterona no paren de  provocarse y lanzarse miraditas concupiscentes. 

Continuamos con una caminata, siguiendo el manual, nos dejamos llevar por  el sonido profundo, melancólico y arrabalero; mi cuerpo te habla de erotismo, de lujuria me habla el tuyo. 
Cortamos agitados y nos marcamos un firulete de giro en ochos, un momento que hubiera sido indecente en otros tiempos, hoy, a ti y a mí, nos embriaga, nos excita, no hay censuras.

La coreografía tanguera nos lleva a finalizar con una quebrada y es así como me inclinas con atrevimiento.

En el ocaso del baile, cuando nuestros cuerpos se juntan, regresan, poso mis labios de seda y miel en los tuyos, para fundimos en un "beso negro de tango"; porque el tango, no se define, se siente.


Asunción


                                         "Bésame en la boca"
                                           Carlos Gardel




Bésame en la boca (letra)


Ayer tarde en Florida la vi
pensativa mirar un rincón,
sollozando la pobre me dijo:
ya no quiero saber de los hombres
ni sentir más palabras de amor.
Son tan agrios aquellos recuerdos
que conservo del tiempo mejor,
que aunque quiera volver a vivirlos,
es tan grande la pena que siento
que me mata el recuerdo de ayer.

No me hables de amor,
su voz exclamó
latiendo su pecho
de tanto dolor.
No me hables de amor,
me dijo otra vez
y dándome un beso
así murmuré...
Quiéreme en silencio
como nadie quiso,
bésame en la boca
con dulce ilusión,
y así me compensas
las penas pasadas
y el fuerte latir
de mi corazón.

Recordando aquel día pasado
nunca más al cruzar la miré,
mas mi alma volvióse rebelde
y mis labios bajito dijeron:
como a nadie a ti te querré...
Pués el beso que me dio tu boca
con ardientes deseos de amar,
como fuego mis labios quemó
y al sentir tan feliz embeleso,
con el beso, un cariño nació.