lunes, 27 de julio de 2015

Nadie

Fotografía: Asunción


Me presento: mi alias es Nadie, pero...no, no, no se abrumen, me he ido adaptando a lo largo de mi inexistente vida, estoy acostumbrado a gravitar, a saltar al vacío, a la nada. 
He aprendido a coexistir con el Anonimato, nos entendemos bien, a ambos nos complace ocultar nuestro nombre, nuestra personalidad, bien es cierto que no formamos una pareja , he procurado muy mucho inocularme contra ese mal llamado amor. En realidad, ir por la vida de incógnito se ha convertido en un vicio, que saboreo gustosamente en soledad.

A menudo me pregunto: - "¿cómo alguien que es Nadie, puede esperar algo si es nada?" Pero, no me hagan mucho caso, no soy más que un ser insignificante, un Don Nadie, lo que se dice un cero a la izquierda. Carezco de autoridad, no mando ni en mi propia casa. Aún así, no se lo van a creer, soy invitado de honor en todo tipo de festejos, yo me pregunto: - "¿Para qué?"
De oficio soy mudo, por generalizar en cuanto al género, es bien sabido entre mis círculos que soy asexuado.

Mis conversaciones carecen de interés, no trasmiten, eso dicen. Exhibo una silenciosa presencia, soy un jactancioso discreto, es la fórmula que vengo aplicando "ab aeterno" para evitar estériles y anodinas controversias.

Gozo de un carácter burlón, aprovecho mi invisibilidad para regocijarme. Tengo a gala levantar las faldas a las damas, como un tunante, y observarlas después como un "voyeur" cuando, absolutamente sorprendidas,  acomodan sus vestidos, no sin antes haber girado furiosamente sus acicaladas cabezas  en busca de no se sabe quien; es tan libidinoso y placentero. Me ponen tan... cachondo esos gritos frenéticos y esas bofetadas lanzadas al vacío, cada vez que les dispenso un pellizco en sus prietas nalgas; mi risa carente no tiene fin.

Lo más fastidioso de ser un Nadie es no tener pasta, carezco de patrimonio. Mi cuenta corriente, como bien habrán adivinado, está llena de ceros aunque, a decir verdad ¿para que quiere un Nadie una cuenta millonaria? Para un Nadie no existe lugar donde derrochar, no hay sector que no esté clausurado para un Nadie como yo.

¡Ay....ser un Nadie, que afortunado infortunio, que dichosa nulidad!



Asunción






miércoles, 22 de julio de 2015

Celos

Fotografía: Asunción

(Mi agradecimiento y mi cariño a Nacho: mi modelo, un inofensivo,  dulce y tierno hombre).



Paralizado y mudo se descubre
en la sombría alcoba de la duda.
  Engalanado de atroz desconfianza
se perpetua ajado y solitario.
En un cosmos de sospechas infundadas
deambula desorientado y temeroso.
Revestido de descabezada y rígida armadura
con una recelosa ruleta rusa coquetea.
Transfigurado en criatura tullida por el miedo
inflige dolor, injuria y miente.
En  pesadillas de bestia se debate,
en un lecho cobarde se adormece.

Asunción 





sábado, 11 de julio de 2015

Tú, mi sueño recurrente

Fotografía: Asunción



Llegas a mi cama cada noche,
tú, mi sueño recurrente, 
desplegando alas irrefrenables y lascivas,
envolviéndome en perfumes y gustos amorosos.
De abrigo único, el ardor de nuestros cuerpos.
Buscamos errantes y voraces el oasis,
bebemos inagotablemente de la fuente del deseo
como dos ansiosos sedientos,
para los que no hubiera un mañana.
Extenuada y sola quedo tras la galopada carnal.
 Desapareces entre neblinas de gran ilusionista. 
No te demores, no te olvides, regresa mañana, amor,
 en el mundo de lo onírico, ávida,  te espero.

Asunción



Silencio

Dibujo: Asunción



 Lágrimas desamparadas se deslizan,
leso el corazón, tocada el alma.
 Acalla, no dice nada,
voz muda que se ahoga,
grito sordo en medio de la nada;
pacto amordazado, que no hieran las palabras.  

Asunción

sábado, 4 de julio de 2015

A la luz del crepúsculo



Fotografía: Asunción




Nacía una luz crepuscular, 
la arboleda de la pequeña villa lucía tímida.
Te esperaba, clandestinamente, con voraz desasosiego.
Imperceptibles ecos de individuos llegaban hasta mí.
Mis sentidos, embebidos de tu esencia, no acariciaban,
no percibían, no exhalaban, no avistaban, 
no saboreaban otra cosa que no fueras tú.
Ese anhelo perturbado de expirar contigo.
Llegaste con las pupilas dilatadas de entusiasmo, 
nos sorbimos como dos borrachos, 
con la melosidad que otorga el enamoramiento.
Nos entregamos, fuimos uno, fuimos nuestro.

Asunción


miércoles, 1 de julio de 2015

Del campo la paja, de la paja el pajar

Fotografía: Asunción
(Trigales de Castilla)



Terceto

Nombre oculto, clandestina esencia,
hombre de paja, turbios negocios;
negro parné, falsa apariencia.

Cuarteto

En el ojo ajeno ves la paja,
en el tuyo adviertes oro fino,
seguro, piedras hay en tu camino,
así pues, quítate la venda, maja,

Quinteto

Anda, no me seas mentecato,
quítame allá esas pajas,
ceja, no arrojes más navajas.
Te rehuyo, no me enfrento,
y déjate de zarandajas.

Cuarteta

Hablador de paja eres,
oficio: mentiroso.
Rehén de promesas falaces,
tu cinismo es asombroso.

Tercerilla

Pajas de amor, húmedo lecho,
abandonarse en el gozo,
deleitoso provecho.



Asunción 


Fotografía: Asunción