domingo, 16 de agosto de 2015

Zaplata: el zapato seductor

Fotografía: Asunción
Agradecida siempre a Nacho que generosamente ejerce para mí de modelo.

                            

Travieso y juguetón escapa cada noche de la penumbra y el retiro,
de la clausura monjil del guardarropas.
En un acto solemne maquilla sus lomos de plata,
extraída de los yacimientos del ombligo de la luna.
Afanosa y uniformemente les unge con exóticos cosméticos.
Con singular y desconocida delicadeza
 expande despaciosamente los afeites.
Engalanado de sencillez, elegancia y plateada silueta,
pasea en busca de lujuriosas y excitantes aventuras.
Con apetito voraz da rienda suelta a granujas instintos,
ha sido diseñado para proporcionar placer.
Los varones caen rendidos a sus pies;
en lascivo éxtasis abducidos,
se dejan atraer por la suavidad aterciopelada
y el aroma cautivador de su tez blanca.
Suplicantes y libidinosos se arrodillan para rendirle pleitesía,
babean frente a su sensual y distinguido empeine,
besuquean y acarician su erótico tacón,
eufóricos, fogosos, en estado de delirio imploran ser rasguñados por él,
antes que las campanadas cenicientas le regresen a su cautiverio.
Así, el zapatito que una vez fuera plateado por el sol
y las marinas brisas atlánticas,
con desmedida exquisitez, generosamente solícito brinda placer,
hace gozar a los caballeros, y a la vez, él mismo se deleita.



Asunción

3 comentarios: