viernes, 29 de enero de 2016

Cálido día de octubre

Collage: Asunción

Era un cálido día de octubre.

La Caléndula 
desabrigaba descarada
sus hojuelas lenticulares,
lucía, casquivana, 
matices anaranjados 
dejando ver sin recato 
su cuerpo jubiloso.

Era un 
                         cálido día 
                                                       de octubre.
Impetuoso, 
al otro lado del vago cristal,
un Ópalo, 
perseverante e irisado,
se debatía por ser pétreo cuarzo:
exhibía sobresaliente verbo,
y exquisita gracia del sur. 

Era un 
                       cálido día
                                                      de octubre.
"Brote de otoño, 
galopa conmigo,
monta a la grupa 
de este corcel gallardo;
colmados de amor 
cabalgaremos anhelantes
a la villa nívea de Gadeíra:
la hermosa sirena del océano.
De piel de león 
confeccionarán nuestros vestidos;
escoltarán nuestro amorío
 beduinos y tirillas;
idilio sustentado
por columnas de lechosa plata;
conquistaremos el edén 
cogidos de la mano;
 las bocas, pletóricas, 
se fundirán en besos de melaza".
    
 Era un 
                         cálido día 
                                                       de octubre.
               
Asunción

5 comentarios: