martes, 9 de junio de 2015

BESO NEGRO DE TANGO (Paleta de colores)

Fotografía: Asunción
                                 

No somos la pareja del año, ni la pareja ejemplar, ni siquiera la pareja, pero ¿ qué más da?; sólo nosotros sabemos de nosotros mismos. 

Las ganas de disfrutar y de hacer que cuente, han hecho que hoy nos hayamos engalanado, nos hayamos vestido con nuestro mejor atuendo, negro, eso sí. De modo tan elegante y acromático nos hemos trasladado fantástica e imaginariamente a un local de Buenos Aires, hemos salido al centro de la pista. 

La vergüenza, esa eremítica mujer a la que le gusta condenar injustamente no le hemos invitado, no está con nosotros.

Suena ya: "Bésame en la boca" de Carlos Gardel. Estamos eufóricos, gozamos hoy, de un sentimiento de insumisión, anarquía y desobediencia, un asunto también de conciencia que nos envuelve como aura brillante, luminosa.

Con un abrazo tuyo, estrecho y sensual, hemos aproximado nuestros cuerpos. Advierto tu brazo rotundo en mi cintura, estremezco. El aliento nos parluchea cosas intangibles de lascivo cariz. Un baile paralelo hormonal está haciendo que Don Estrógeno y  Doña Testosterona no paren de  provocarse y lanzarse miraditas concupiscentes. 

Continuamos con una caminata, siguiendo el manual, nos dejamos llevar por  el sonido profundo, melancólico y arrabalero; mi cuerpo te habla de erotismo, de lujuria me habla el tuyo. 
Cortamos agitados y nos marcamos un firulete de giro en ochos, un momento que hubiera sido indecente en otros tiempos, hoy, a ti y a mí, nos embriaga, nos excita, no hay censuras.

La coreografía tanguera nos lleva a finalizar con una quebrada y es así como me inclinas con atrevimiento.

En el ocaso del baile, cuando nuestros cuerpos se juntan, regresan, poso mis labios de seda y miel en los tuyos, para fundimos en un "beso negro de tango"; porque el tango, no se define, se siente.


Asunción


                                         "Bésame en la boca"
                                           Carlos Gardel




Bésame en la boca (letra)


Ayer tarde en Florida la vi
pensativa mirar un rincón,
sollozando la pobre me dijo:
ya no quiero saber de los hombres
ni sentir más palabras de amor.
Son tan agrios aquellos recuerdos
que conservo del tiempo mejor,
que aunque quiera volver a vivirlos,
es tan grande la pena que siento
que me mata el recuerdo de ayer.

No me hables de amor,
su voz exclamó
latiendo su pecho
de tanto dolor.
No me hables de amor,
me dijo otra vez
y dándome un beso
así murmuré...
Quiéreme en silencio
como nadie quiso,
bésame en la boca
con dulce ilusión,
y así me compensas
las penas pasadas
y el fuerte latir
de mi corazón.

Recordando aquel día pasado
nunca más al cruzar la miré,
mas mi alma volvióse rebelde
y mis labios bajito dijeron:
como a nadie a ti te querré...
Pués el beso que me dio tu boca
con ardientes deseos de amar,
como fuego mis labios quemó
y al sentir tan feliz embeleso,
con el beso, un cariño nació.


2 comentarios: